«En primera persona…»

En mi trabajo anterior me movía entre ordenadores, programas de diseño, maquinaria inoxidable, pero siempre he sido una persona aventurera y que le gustan los grandes retos, por eso cuando salí por última vez de la oficina dónde había pasado los últimos 4 años sabía que mi vida cambiaría a partir de ese momento. Y fue justo al llegar a casa dónde mi mujer me recibió rodeada de mis dos hijos de 5 y 2 años y me dijo: Ha llegado el momento de crear algo por tí mismo, es la oportunidad que estabas esperando, la ocasión de conciliar la vida laboral y familiar para no perderte ni un segundo de infancia de nuestros hijos.

Mi mujer y yo nos pusimos a pensar, ayudados evidentemente por Laia y Arnau que daban sus opiniones acerca de qué debíamos crear: una fábrica de chocolate, un colegio dónde los niños fuesen los maestros, una piscina de zumo de naranja….¡quizá más adelante cuando ya tengamos experiencia!

La idea surgió  cuando nos dimos cuenta de que lo que creásemos debía estar enfocado a la ecología, sostenibilidad y respeto al planeta. En casa siempre hemos sido muy respetuosos con la naturaleza, es lo que me enseñaron de pequeño y todo eso también se lo estamos transmitiendo a nuestros hijos ahora, por eso formamos parte de una Asociación de Consumo Ecológico y conocemos de sobras las ventajas para la salud que eso conlleva. Pero…¿qué pasaba con la ropa que comprábamos? ¿con qué algodón estaba fabricado? ¿quien la había realizado? ¿de dónde venía? Todas esas preguntas empezaron a rondar por nuestra cabeza, comenzamos a indagar y con cada nuevo descubrimiento la idea de crear una tienda online de ropa infantil Slow, ecológica y ética tomaba más y más fuerza. ¡Sí, la decisión estaba tomada!

Era el momento de ponerse manos a la obra, lo primero sería seleccionar los fabricantes, si eran extranjeros debían extraer el algodón, fabricar y tintar en el mismo lugar, siempre bajo criterios de comercio justo y siempre cumpliendo las certificaciones ecológicas más exigentes…ese debía ser nuestro compromiso.

Pero no queríamos que la tienda sólo tuviese marcas extranjeras, no, queríamos que fuese algo más, un lugar dónde las marcas de proximidad se viesen representadas, la plataforma dónde marcas Slow Fashion locales y padres y madres tuviesen su punto de encuentro. Y esa es seguramente la mejor parte de este proyecto, escuchar gente que como tú lucha por sacar adelante su marca, gente que cree en que el algodón orgánico es mejor por muchas razones, gente que comparte tus mismos ideales…vale la pena estar aquí y luchar por tu proyecto y por ellos!

De esa manera nació Biobuu.com, y ¿qué queremos llegar a ser? pues porqué no decirlo…nos gustaría llegar a ser la tienda de referencia en Slow Fashion para niños en España, porque conocemos la suavidad de nuestra ropa, la ética con la que está confeccionada, en definitiva la emoción que le transmite a tu hijo. Por eso en Biobuu siempre decimos que al igual que el tranquilizador beso de una madre o el confortante abrazo de un padre, nuestra ropa transmite sensaciones que los niños jamás olvidarán.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.