Se necesitan unos tres años para emprender en moda sostenible y conseguir vivir de nuestro trabajo.

Por Gema Gómez, Directora de Slow Fashion Next.

Emprender es complejo, retador y estimulante. Si quieres algo fácil es mejor dedicarte a algo alineante como a hacer rico a otr@, pero si estás decidid@ a hacerlo, en este artículo puedes encontrar algunas claves que te ayuden a entender mejor el proceso de sacar tu marca adelante.

Cuando piensas en emprender, normalmente no te das cuenta del «concepto de tiempo«, no llevas este concepto dentro, sobre todo si nunca has trabajado en una empresa familiar o has tenido cerca conceptos de comercialización, entre otros, es decir, cuando emprendes y el ámbito de la empresa es algo ajeno a ti.

A mí me pasó al principio, y creo que a muchas de las marcas que tenemos cerca también, por eso muchas veces muchas de ellas han fracasado antes de empezar por no saber tener esta idea de la línea del tiempo de una empresa.

Espero que este post te ayude a pensar un poco más a emprender pensando en una estrategia del tiempo.

Desde mi perspectiva para que una marca nazca necesita unos tres años aproximadamente. Sí, parece que son muchos pero es lo normal, y desde mi experiencia más o menos es lo que suele pasar.

Hay marcas que lo hacen un poco más rápido porque tienen más medios y otras que tardan más porque no saben muy bien por donde ir y lo que tienen que hacer, pero lo normal en una «marca media» serían unos tres años, hablando de marcas como las que nos rodean a nosotras. Es decir pequeñas empresas llevadas muchas veces por una única persona.

En estos tres años hay que establecer una estrategia en todas las áreas de la de la empresa: comunicación, comercialización, producción, etc…

Como alguna vez he comentado ya, uno de los grandes problemas de los emprendedores es creer que porque tienen un producto ya tienen una empresa, cuando no hay nada más alejado de la realidad. Un producto por muy bueno que sea es un producto y una empresa, es la estructura que va a estar alrededor de ese producto para conseguir llegar al mercado, y sus clientes, y conseguir dar soluciones a sus clientes en el tiempo.

Desde mi perspectiva con lo que llevo viendo desde que empezamos Slow Fashion Next, si dividimos el emprendimiento en estos tres años que os comento que son necesarios, os diría que.

Primer año

El primer año sería para establecer bien los valores de la marca, es decir, definir muy bien qué quiero ser como marca, definir bien los precios que voy a poner teniendo muy claro lo que el mercado me permite, para dar mis primeros pasos en ir comunicando esos valores de marca, para encontrar mis primeros proveedores tanto de materias como los talleres que van a realizar la producción y llevar a cabo mis primeros escandallos y producciones. En este año el número de prendas que voy a hacer son poquitas porque nadie me conoce y nadie «necesita lo que yo hago», y además hasta que no sepa lo que mis clientes necesitan no debo hacer muchas sin incluir esos criterios.

También es el momento de saber cómo voy a empezar a educar a mi consumidor, qué le voy a contar para que entienda el valor de la sostenibilidad en el sector textil.

Por último este primer año voy a decidir cuál va a ser mi estrategia de comercialización; si quiero apostar por una estrategia online con algunos eventos offline, o si prefiero ir a salones internacionales o buscar directamente tiendas para vender mi producto. No hay una estrategia única o definida, todas pueden ser correctas dependiendo de lo que yo quiera ser como marca. Es fundamental en esta etapa escuchar mucho a tus clientes porque aunque tú creas que tienes las ideas claras, los que realmente van a decidir al final si tienes un negocio son tus clientes y si tú eres capaz de escucharles para incluir sus necesidades en tu producto.

Segundo año

Una vez que ya has empezado y has puesto toda la maquinaria en marcha es cuando ya empiezas a dominar tu cadena de producción, que conoces muy bien tus materias, tus talleres, sus tiempos, sus precios…este es el momento en el que también te conoces tú ya bien como marca, cada vez vas entendiendo mejor lo que tienes que comunicar y vas sabiendo lo que quieren tus clientes lo que te permite empezar a tener información para saber qué tipo de productos tienes que hacer más, si tienes que diversificar etc…

Mientras que el primer año es el año de la inversión, el segundo año es el año de la viabilidad y analizar si realmente tu proyecto es viable.

Tercer año

Es el año en el que sí hemos hecho bien todo lo demás y establecido unas buenas bases, podemos empezar a pensar en el número de prendas que tenemos que realizar en nuestra producción y obtener beneficios; el año donde ya sabemos, ya hemos hecho marca, algunas revistas se han empezado a interesar por nuestros productos, si son interesantes, donde ya hemos fidelizado a clientes y donde podemos empezar a pensar en tener beneficios.

No hay una única marca o una única empresa, las empresas son algo vivo y cada empresa dependiendo de la persona que la gestione será una cosa diferente. Pero más o menos con la experiencia de estos años podemos deciros qué más o menos esta es la evolución de las marcas normalmente.

Esperamos que este artículo te haya resultado interesante y nos puedes preguntar lo que quieras aquí abajo que estaremos encantadas de contestarte 🙂

Y si ves que necesitas ayuda para lanzar o repensar tu marca de moda sostenible, no te olvides de seguir el apartado «Cursos» de nuestra web y ver cómo podemos ayudarte con nuestra formación, por ejemplo, con nuestro curso online «Emprende en Moda Sostenible en 7 Pasos».

 

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.