¿La moda puede Re-evolucionar y convertirse en moda sostenible de verdad?

Por Gema Gómez, Directora de Slow Fashion Next.

Imagen de Portada: ©Stéphane Bidouze vía stock.adobe.com.

La industria de la moda, ha sido un sector productivo obsoleto que no había evolucionado prácticamente nada desde la Revolución Industrial. Hace relativamente poco se ha empezado a hablar de Tecnología, Innovación e Industria textil. Cierto es que algunas empresas llevaban años trabajando en innovación, pero eran ejemplos aislados.

La tecnología es algo con lo que estamos conectados puesto que todos usamos diariamente nuestros teléfonos y ordenadores. Es normal que cuando pensamos en innovación, lo primero que nos viene a la cabeza es tecnología.

Ya conté hace unos meses que había estado en el salón de maquinaria ITMA en Barcelona en junio del pasado año. En este salón todo el mundo hablaba de sostenibilidad, pero cuando analizas estaban hablando de eficiencia, de producir «con menos» pero sin respetar los límites planetarios.

Después de la coletilla «usar menos agua, energía y químicos» llegaba la segunda parte de la frase que decía «producir más y más rápidamente», lo que es una total incongruencia con el concepto de sostenibilidad que nos anima a producir dentro de los límites planetarios.

Es fundamental tener en cuenta los Límites Planetarios.

Es normal que esto ocurra porque el mundo se ha acelerado y, como decía antes, para nosotros la tecnología es nuestro día a día.

Estamos completamente desconectados de lo que realmente nos sustenta que es la naturaleza. Es curioso pensar que podemos sobrevivir sin nuestros móviles y sin embargo si desaparecen las abejas, el ecosistema del que formamos parte no resistiría.

La naturaleza tiene más de 3.800 millones de años de experiencia y sin embargo seguimos creando empresas completamente ajenas a ella.

Por todo ello hemos creado nuestra metodología  «Moda Visión Viva», en concreto la segunda etapa de nuestra metodología la llamamos Re-evoluciona.

Cualquier negocio es un ente vivo compuesto por personas a lo largo de toda la cadena de producción, distribución y final de vida, interaccionando entre ellas y con los diferentes sistemas de los que forman parte.

Desde nuestra perspectiva, la evolución de los negocios del presente y del futuro cercano tienen que ver con aprender a observar la naturaleza, emularla en nuestros negocios, integrando los aprendizajes que hacemos sobre ésta y producir de manera que sea compatible con la biodiversidad.

Podemos transformar nuestros negocios gradualmente de manera que:

Se puedan adaptar a entornos cambiantes. La naturaleza no es estanca, cambia y por ello nosotros tenemos que hacer negocios flexibles con capacidad de adaptación a las circunstancias que nos rodean, lo que la naturaleza y nosotros hemos hecho toda la vida para sobrevivir.

– Creemos negocios diversos e interdependientes. Diversos para satisfacer diferentes necesidades, materias diferentes, de orígenes y composiciones diferentes, con diferentes acabados, etc… que quiere decir diferentes empresas colaborando entre sí.

Resuelvan problemas, sean proactivos. Cada una de estas nuevas empresas deberían tener en su «core» el objetivo de resolver un problema concreto.

Sean resilientes, es decir, pervivan en este futuro complejo que nos ha tocado vivir. Eso se consigue con ser realmente útiles para el resultado global, siempre que sean capaces de colaborar con otras empresas complementarias. Como los llamaría el economista Taleb, «antifrágiles».

No se queden en la zona de confort. Sabemos que implementar todo esto, aunque lo vemos de sentido común, nos cuesta porque es una dirección completamente contraria a lo que nos venden como lo deseable, pero la ciencia y los científicos están ahí y si queremos generar negocios que pervivan en el futuro tenemos que tener en cuenta sus recomendaciones.

Solo los negocios de moda que sean sostenibles, proactivos y que aporten valor, sobrevivirán en un futuro complejo.

En este camino nuevo e intransitado es fundamental definir nuestra propia utopía y darle forma paso a paso, implementando la teoría directamente a nuestra marca con diferentes niveles de impacto en el que se pueda decidir dónde te quedas, y establecer una visión para dónde llegar en un futuro más cercano o más lejano.

«Un compañero de viaje» me comentó en Future Fabrics Expo que varios Directivos de una gran empresa les decían que estaban obligados a hacer cambios porque los consumidores lo estaban demandando. Y cada vez lo van a demandar más porque cada vez va a ser más necesario y porque es sentido común. Por eso, si queremos seguir viviendo como empresas, más allá también de como seres humanos, estamos literalmente obligados a asumir estos retos.

En un mundo donde nadie necesita ni una prenda más porque todos tenemos los armarios llenos de ropa, solo tiene sentido crear negocios que aporten valor.

Como dice el principio de la biomímesis «la vida crea condiciones que conducen a la vida». Debemos «despertar» y conocer estas condiciones y basadas en ellas, establecer estrategias que ayuden a la naturaleza a expresarse mientras creamos negocios prósperos y resilientes.

La vida crea condiciones para la vida

Con las herramientas de «Moda Visión Viva: Despierta, Re-Evoluciona, Inspira» podrás adelantarte al futuro de una manera proactiva y asumir los desafíos de este siglo.

Y si estás interesad@ en nuestros cursos, mándanos por favor un email a info@slowfashionnext.com para que podamos recomendarte cual es mejor para ti en este momento, ¡te esperamos!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.