Cuando apoyamos acciones hiperconsumistas como el #BlackFriday lo que hacemos es sostener un sistema que explota el medio ambiente, personas y que, con esos descuentos abismales, resta valor a las prendas de por sí.

Por Gema Gómez. Directora de Slow Fashion Next.

Como seguramente habréis escuchado por ahí, la industria textil es una de las más contaminantes del planeta; se venden anualmente unos 100.000 millones de prendas. Este consumo masivo beneficia a unos pocos en detrimento de otros muchos, por ejemplo las que confeccionan estas prendas en fábricas sin seguridad y en condiciones de semiesclavitud.

Además los recursos que consume esta industria son enormes; para producir una camiseta de algodón, unos 250 gramos, se necesitan 2.700 litros de agua, que corresponden aproximadamente a lo que bebería una persona durante 3 años, por citar un ejemplo, que es el agua que nuestros hijos van a necesitar en el futuro.

Estas cifras son una locura y no deberíamos de permitírnoslas, es ingenuo pensar que esto no va a tener un impacto en nuestras vidas por la cantidad de recursos que se consumen, contaminación al medio ambiente, químicos que afectan a nuestra salud, etc.

La mala noticia es que las cosas no van a mejorar, sino a empeorar, ahora que la industria se está robotizando. La máquina que confecciona para Adidas, el sewbot, produce 800.000 prendas diarias para esta marca, lo que hacen 292 millones de prendas anuales, es decir, que si consumiéramos todos los humanos de este planeta, aproximadamente un 4% de toda la raza humana tendría una camiseta de Adidas.  Y la tendencia de este consumo es ir en aumento como nos desvelaba el informe McKinsey  puesto que los mercados emergentes cada vez consumen más, como nosotros lo hemos hecho, con los consiguientes aumentos de emisiones de CO2, consumos de agua, etc…

foto-2

Figura 2. A medida que aumenta el gasto de los consumidores, especialmente en las economías emergentes, el impacto medioambiental de la industria de la moda crecería.

Esta tendencia de sobreproducción e hiperconsumismo no va a cambiar porque el sistema está montado así para beneficiar a unos pocos como decía arriba. A día de hoy, a la única empresa de moda que he oído decir que la verdadera sostenibilidad pasaba por una reducción del consumo, y por ende de la producción, ha sido a Filippa K. A todas las demás, absolutamente a todas, y por supuesto todas las grandes que dicen que están haciendo «moda sostenible», jamás las he oído hablar de estudiar sus modelos de negocio para hacerlos rentables y sostenibles económicamente produciendo menos.

La ropa se ha convertido en algo sin valor, ni para nosotros y, como veíamos, ni para las personas que lo producen (porque no viven dignamente trabajando tan duro por tan poco dinero), ni para el medio ambiente.

Cuando compramos prendas en acciones como el #BlackFriday, o nos unimos como profesionales a estas acciones consumistas con tantos descuentos, no estamos haciendo más pobres a las grandes compañías que, aunque tú pagues poquito, ellas siempre tienen unos beneficios enormes.

Lo que estamos haciendo es fomentar un sistema de explotación de recursos naturales y de personas que mantienen a un consumidor ignorante de toda esta información en un circuito de comprar siempre ropa barata, que dura poco, y qué irá muy pronto a la basura.

Este viernes te animamos a decirle a la industria que este no es el modelo que quieres #NoBlackFriday, a no comprar y decir a las marcas que lo que queremos son empresas responsables y empresas que además de dar valor con los productos que fabrican, cuiden el medio ambiente y las personas que los hacen.

Te animamos a apoyar el #diasincompras de Ecologistas en Acción, unirte también a nuestra campaña #yocompro #yodecido y a difundir otras alternativas como las de este post que estoy segura de que si las pones en práctica, vas a vivir experiencias diferentes y enriquecedoras ♡

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.