Rebélate a la imposición consumista del Black Friday

Por el Equipo Slow Fashion Next.

* Última actualización el 10 de noviembre de 2021.

Imagen de Portada: Foto por seventyfourimages en Envato.

Black Friday

El Black Friday (o viernes negro) es el viernes 26 de noviembre de 2021 aunque ¡parece que cada año empieza antes! Son fechas que grandes cadenas y plataformas aprovechan a lanzar campañas con descuentos llamativos, diríamos que casi agresivos. Pero hay que mirar muy mucho estas ofertas para no dejarnos engañar.

En sus comienzos, se centraba más en productos electrónicos, pero la moda ya es hace tiempo otro sector clave en la celebración de esta fiesta del hiperconsumo que ejerce una gran presión en consumidores y negocios, ¡parece que es obligatorio participar en el Black Friday!

Algunas marcas lo utilizan para captar clientes nuevos, otros para continuar vendiendo a sus clientes existentes, y otros simplemente lo hacen porque “es lo que toca”. Estas últimas, sin plantearse si realmente les conviene o si está en línea de sus valores, simplemente por “quitar clientes” a sus competidores. En cualquier caso, la única motivación que mueve a estas marcas es aumentar sus cifras de facturación, sin importar cuestiones éticas o ecológicas.

Desde que en 2012 llegara el fenómeno Black Friday a España, son muchas las marcas que se cuestionan cada campaña no tomar parte en uno de los eventos comerciales más importantes del año. Y las más transgresoras, en su mayoría del sector Slow Fashion, han decidido oponerse a la celebración de Black Friday. ¿Sus razones? Te las contamos a continuación.

 

Motivos por los que NO participar del Black Friday:

Fomenta el consumismo innecesario

Las rebajas de Black Friday no solo están centradas en agresivos descuentos. Esta oferta está dotada de un carácter temporal, lo que potencia la urgencia por comprar lo más posible, lo antes posible, antes de que se agoten las existencias.

A nivel psicológico, cuando los compradores sienten que un bien es escaso y tienen poder adquisitivo para poder adquirirlo, aumentan los niveles de ansiedad ante la idea de que otro comprador podría comprarlo antes. Cuando esto sucede, la necesidad de comprar se convierte en real. Por esta razón, carteles como “hasta fin de existencias”, o “Date prisa”, están creados para generar una falsa sensación de urgencia que estimula al consumidor a comprar por impulso.

cartel buy me nowFoto de twenty20photos en Envato

 

Desvirtúa la percepción de valor

Muchas marcas entran en una carrera por ver quién ofrece los precios más rebajados para desbancar a sus competidores y maximizar sus ventas. Como resultado, podríamos decir que las marcas han maleducado a sus compradores a comprar una camiseta al mismo precio que un café.

Estos precios tan bajos solo son posibles con malas condiciones laborales en las fábricas y no reflejan el tiempo y los recursos que se han empleado en confeccionar los productos que compramos.

En definitiva, las marcas son las primeras responsables en otorgar valor a la ropa que venden. Esto se consigue reflejando en sus precios el verdadero valor del agua empleada, el impacto de su transporte o las habilidades de los implicados en la cadena de suministro.

 

Genera grandes cantidades de residuos…

Todo tipo de embalajes de plástico, cajas de cartón, celofán, bolsas, etiquetas, por no hablar del packaging de cada uno de los productos que se adquieren. Todo suma cuando millones de productos adicionales son comprados en todo el mundo en el transcurso de tan solo una semana.

Por su parte, en la época del Black Friday, las devoluciones ascienden a un 50% del total de las compras en ecommerce. Esto es debido a ventajas que se ofrecen a los clientes como envíos y devoluciones gratuitos, o el hábito que grandes Marketplace están inculcando, como el de comprar varias tallas para después devolver lo que no nos quede bien.

pexels cottonbro 4553182 1Foto de cottonbro en Pexels.

 

…y también de contaminación

Solo en EE.UU, las devoluciones genera 15.000 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a 3 millones de vehículos circulando durante un año entero.

Debemos ser conscientes de lo que ofrecemos si decidimos participar en Black Friday, así como de las consecuencias que esto genera en el medio ambiente.

No solo la mercancía que vendemos debe estar alineada con principios sostenibles, sino también la manera en la que vendemos y distribuimos esta mercancía refleja nuestros valores como marcas.

Es nuestra responsabilidad concienciar a los consumidores de sus necesidades reales a la hora de plantearse comprar en Black Friday.

 

Baja drásticamente los márgenes de los pequeños negocios

Muchas marcas con pequeñas producciones se ven en un compromiso cuando llega el momento de tomar la decisión de participar o no participar en el Black Friday. Esto se debe a que justo cuando llega el frío en nuestro país, sería el momento de promocionar las colecciones con unos descuentos hasta el 70%. En grandes grupos textiles donde sus productos cuentan con un alto nivel de rotación, se benefician de las economías de escala. En este tipo de empresas ya cuentan en sus pronósticos de compras con que durante un par de días tendrán que tirar los precios si quieren salvar la temporada.

Sin embargo, en las marcas pequeñas, tienen la misma colección durante toda la temporada, y si se dedican a vender con estos descuentos, ¿qué margen les queda? Lo más coherente para estas firmas desde luego sería centrar sus períodos de rebajas en enero y julio. En estos períodos es cuando realmente necesitarían deshacerse de stock sobrante, en caso de que lo hubiera.

pexels lilartsy 2747710 1Foto de lilartsy en Pexels

 

Apaga la voz de las marcas que quieren hacer bien las cosas

Cada vez existen más marcas independientes que alzan la voz y se rebelan en contra del Black Friday. Estas marcas quieren promover un consumo consciente y distanciarse de otras marcas que están a favor de realizar descuentos agresivos.

En definitiva, quieren cambiar los patrones de consumo y animar a la gente a comprar solo lo que realmente necesita.

El fenómeno de la moda sostenible ha llegado a nuestras vidas para instaurar algo de cordura en la locura de la sociedad consumista en la que nos encontramos.

A día de hoy, muchas marcas de nuestro directorio de Moda Impacto Positivo dicen NO al Black Friday con la intención de impulsar una moda más sostenible. De esta manera pretenden dotar de significado a cada una de las prendas que producen. También consiguen de esta manera justificar la creatividad, el diseño y las prácticas éticas implicadas en el proceso de producción.

 

Ataca al sector de la artesanía

La confección a medida y la artesanía son industrias que están en peligro de extinción. Esto se ve potenciado en los últimos tiempos con la expansión masiva de conglomerados de fast fashion.

Si de verdad queremos preservar estos valores, debemos actuar con coherencia y alineados con los valores que predicamos como marcas.

Solo en nuestra mano está el futuro de estas pequeñas industrias.

artesania Lucia de GustinPiezas de artesanía de Lucía de Gustín

 

Demos la vuelta al Black Friday

Es de vital importancia apoyar proyectos que regeneran el medio ambiente, por eso, os invitamos a buscar iniciativas que aporten valor de verdad a vuestras marcas, tanto para el planeta como para las personas, y sumaros a ellas el 29 de noviembre.

Cómo por ejemplo la magnífica iniciativa de reforestación #yotambiénmeplanto de la marca de moda sostenible de nuestro #DirectorioMIP, Green Forest Wear en la que siguen trabajando a día de hoy.

Evidentemente, solo porque nosotros como marca no decidamos apoyar Black Friday, no va a cambiar un evento que genera millones de euros en tan solo unos días. Especialmente este año con la pandemia, los stocks acumulados serán mayores que los de años anteriores en las mismas fechas y aunque ya se va regenerando la economía, podemos esperar descuentos muy agresivos.

Al mismo tiempo, también es cierto que los consumidores están cambiando sus prioridades a la hora de comprar, y quien se tenga que fijar en nosotros, se fijará, hagamos o no Black Friday. Y éste, es el primer paso hacia un cambio de paradigma en el que se valore más y se gaste menos.

Y tú, ¿qué otras razones podrías tener para no sumarte a la iniciativa Black Friday en tu marca de moda sostenible?

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.