No todas las empresas son iguales, hay algunas que situan los objetivos más allá del beneficio económico y quieren poner su granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor. En nuestros tiempos, estas se llaman empresas sociales o empresas con responsabilidad social corporativa. Además de ser rentables, sus gestores pelean para hacer una contribución extraordinaria a la sociedad o al medioambiente.

En el sector textil, también se encuentran empresas de este tipo, como Dona Kolors, en Barcelona, o A Puntadas, en Elche, dos talleres de confección que son capaces de cambiar el destino de mujeres en riesgo de exclusión social. Los dos proyectos comparten una filosofía muy parecida, formar y dar trabajo a personas que tienen unas circunstancias de vida muy difíciles, y han ido creciendo de forma casi paralela en el tiempo, trabajando para clientes y tejiendo a la vez sus propias marcas.

 

Complementos de Dona Kolors
Complementos de Dona Kolors

 

Dona Kolors empezó en 2011 a dar formación sobre confección a mujeres procedentes de la prostitución del barrio del Raval de Barcelona. En 2012 se lanzaron a crear y comercializar su propia marca, con el mismo nombre, y un año después se dieron cuenta de que la empresa podía funcionar si trabajaban para clientes externos. En 2013 recibieron el premio a la mejor iniciativa solidaria de El Periódico, que les dio mucha visibilidad, y cuentan desde el inicio con la actriz Aina Clotet, embajadora y modelo de su firma.

 

Diseños de la marca Miu Sutin, confeccionada en el taller Dona Kolors
Diseños de la marca Miu Sutin, confeccionada en el taller Dona Kolors

 

Actualmente ya trabajan para más de veinte marcas, muchas de las cuales abarcan algunos de los valores del ‘slow fashion’. Por ejemplo, trabajan para la marca Ecoology, pionera de la moda eco en Barcelona; para Thinking MU, abanderados del algodón orgánico con mensajes positivos; para Miu Sutin, una firma de recién creación dirigida a mujeres concienciadas; o para La mar de nusos, que contribuye a la tendencia del upcycling con sus originales bolsos hechos con velas recicladas.

 

Vestido de Ecoology, una de las marcas para las que trabaja Dona Kolors
Vestido de Ecoology, una de las marcas para las que trabaja Dona Kolors

 

Tampoco han tenido unas circunstancias favorables las aprendices y trabajadoras que han pasado por A Puntadas, a quienes la vida les ha llevado en algún momento a estar entre rejas. En este taller tienen la oportunidad de reinsertarse en la sociedad aprendiendo un oficio, y ya han pasado por sus máquinas de coser más de 300 mujeres. Además, se trata del único taller de confección de España que tiene la certificación GOTS (Global Organic Textil Standard).

A parte de coser para clientes externos, como el proyecto Maasai de PikolinosMartinelly o Panama Jack, este verano presentaron su primera colección, llamada de forma muy sincera Malas Meninas. Para conseguir un diseñador que colaborara con el proyecto se fueron a Instituto Europeo de Diseño de Barcelona (IED), donde hicieron un concurso entre los alumnos de la asignatura de moda sostenible, y salió ganadora la propuesta de Nina Sibiratkina. El proyecto fue presentado en la última edición del 080 Barcelona Fashion, en una demostración de que la responsabilidad social y la sostenibilidad también tienen cabida en las grandes citas de la moda.

 

Nina Sibiratkina con la primera colección de Malas Meninas hecha por el taller A Puntadas
Nina Sibiratkina con la primera colección de Malas Meninas hecha por el taller A Puntadas

Artículo escrito por la periodista Mar Rocabert @marrocabert, autora del blog Cucdecol @cucdecol

 

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.