Cuando analizamos un sector, tenemos que hacerlo con un Análisis de Ciclo de Vida , y el informe de «Carbon Trust» del 2011 evidenció que la industria textil es unas de las más contaminantes del planeta.

Por Gema Gómez, Directora de Slow Fashion Next.

Imagen de Portada: ©tomas vía stock.adobe.com.

El otro día recibí un mail de mi compañera Andreyna de Trendy and Green diciéndome que una periodista había publicado un artículo con un título «The Biggest Fake News in Fashion» y su correspondiente subtítulo «Untangling the origins of a myth repeated so often that no one thought to question it», que el NY Times ha traducido como La noticia falsa más popular del mundo de la moda.

Es cierto que desde hace muchos años oímos que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta y que muy poca gente llegaba al origen de esta afirmación. Yo me lo encontré trabajando en francés porque esta información se lanzó en la COP21 basándose en el informe de Carbon Trust de 2011. En él, como se debe hacer, cuando se analiza los impactos medioambientales y sociales de un sector, lo que se había analizado era la cantidad de emisiones de CO2 equivalente del sector en el conjunto de su ciclo de vida incluyendo por supuesto la fase de uso del consumidor. Sin incluir estos datos sería absurdo hablar de un sector porque es fundamental incluirlos para tener realmente noción de lo que está pasando, y encontrar la solución es por ejemplo con productos que se tengan que lavar menos. Tras el trabajo que hemos hecho el equipo técnico en CONAMA este año sobre residuos, pienso que también deberían añadir datos de incineración y emisiones en vertederos, pero eso es otro tema.

El caso es que el trabajo de Carbon Trust, lo presentó la Ministra de Ecología, de Desarrollo Sostenible y de Energía francesa de la época, Ségolène Royal, como decía durante COP21, en el que un grupo de 850 empresas textiles francesas englobadas bajo la organización «Union des industries textiles (UIT)» y la «Fédération de la maille et de la lingerie» firmaron una «Carta de compromiso de la moda por el clima». No puedo afirmar que los datos sean concluyentes, aún así el mérito de poner un sector tan contaminante como este en el punto de mira me parece estupendo.

Ministra de Ecología, de Desarrollo Durable y de Energia francesa de la época, Ségolène Royal durante la COP21. Fuente: L’Express

No conozco a esta periodista personalmente con lo que no puedo hacer una valoración de su intención al escribir un título así; lo que tengo claro es que trabajando en el New York Times tiene un gran poder y que como decían por ahí en una película «a mayor poder mayor responsabilidad».

Me impresiona mucho una periodista de un medio tan reputado no hubiera llegado a esta fuente y por eso he sentido la necesidad de escribir esto. Incluso lo he comentando en Twitter respondiendo a su publicación el origen de la información, pero hasta el momento de escribir esto no he tenido respuesta. Creo que deberíamos ser cada vez más cuidadosos con lo que Stephen Covey llamaba «nuestra área de influencia», es decir, aquellas personas de nuestro entorno a las que influimos con lo que decimos y hacemos. Estamos jugando con el futuro de los que vienen detrás y eso conlleva una responsabilidad, por lo que cada uno de nuestros actos deberían estar impregnados de honestidad.

Y aún así, ¿es tan importante que sea la segunda o la sexta? ¿habéis pensado la cantidad de gente que habrá leído este título sin profundizar en el contenido y habrá pensado: «si ya lo decía yo, no es para tanto, no es tan grave» y se habrá ido directamente a comprar a las tiendas que ya sabemos que están arrasando con los recursos del planeta?

Porque aunque no sepamos las intenciones de esta periodista, lo que es objetivo es que este título estaba diseñado para atrapar el ojo como se dice en inglés, eye-catching, y que minimiza la sensación de culpa de aquel que quiere seguir comprando de la manera que el mundo desarrollado compra, es decir, hiperconsumiendo sin responsabilidad alguna.

8 de Enero 2019. Añado una pequeña nota en este artículo porque tuve un mensaje que me acusaba de que era mi percepción decir que compartimos en redes sin leer, y la verdad es que lo había leído en algún sitio pero no sabía donde. Pongo aquí un artículo que he encontrado con un interesante estudio por Inria y Columbia University que dice que el 59% de todos los links que se comparten en twitter, apunta en las conclusiones del estudio, nunca son visitados, o al menos nunca lo son vía twitter. Es slime que no han sido creados, lo que hace más que probable que no hayan sido leídos los internautas tendrían que llevar a mismo contenido desde otra fuente distinta o de un modo diferente, lo que resulta poco probable. 

Creo que es obligatorio que desarrollemos nuestro sentido de responsabilidad. Si traemos hijos e hijas a este mundo, se lo debemos a ell@s porque lo que les estamos dejando lo van a pagar muy caro y nos juzgarán por ello con toda la razón. Tod@s tenemos responsabilidad en lo que está pasando y en lo que vamos a dejar a los que vienen detrás, aunque los lobbies se encarguen de ocultárnoslo. Tenemos la responsabilidad de poner solución a los problemas que hemos generado desde la revolución industrial, con modelos de negocio agresivos basados en una concepto de Economía ilusorio del crecimiento infinito en un mundo finito, y que solo beneficia a unos pocos en detrimento de todos los demás y del planeta.

Compramos muchas cosas a los que queremos pensando «eso es darles lo que les tenemos que dar». Pues no, si les queremos lo que tenemos que hacer es comprarle muchos menos y educarles y prepararles para que tengan la capacidad de ver el mundo tal y cómo es, y que ellos puedan decidir el mundo en el que quieren vivir. Los que vienen detrás tienen sus propios derechos y unos pocos muy codiciosos se los está robando. La joven activista Greta Thunberg lo explica fenomenal en este vídeo que os animo a ver porque «pone los pelos de gallina» por la realidad que transmite.

Discurso de la activista de 15 años Greta Thunberg en la Conferencia del COP24 sobre Cambio Climático.

Soy consciente de que el mundo funciona como funciona pero también soy consciente de que cada vez más lo que ha funcionado hasta ahora, va dejando de funcionar de la misma manera, y que las grandes cada año van vendiendo menos y surgen nuevas iniciativas que responden con mucha más fidelidad a lo que es el mundo actualmente.

Como profesionales y volviendo al tema con el que empecé este artículo, tenemos la responsabilidad de cuestionarnos, de cuestionar nuestras metodologías, de no dejarnos llevar por la tendencia, el automatismo y lo fácil, y buscar con honestidad lo que puede aportar algo positivo a este planeta y los que vienen detrás desde toda nuestra información y conocimiento. Es nuestra responsabilidad y también nuestra obligación con los que decimos que queremos. Creo que es fundamental preguntarnos para qué estamos usando nuestro talento. Muchos te responderán si no lo hago yo, lo haría otro, pero mientras estás usando tu talento para impulsar un modelo de negocio u otro, ahí también estás apoyando un mundo u otro en el que vivirán l@s que más quieres.

Cuando estuve hace un par de semanas en el Summit de H&M sobre Living Wages en Camboya y del que os hablaré en breve, estuve charlando con la periodista Marion Hume, especialista también de moda ética y hablamos del cambio, de quiénes estaba haciendo este cambio, y decía que, aunque si bien es cierto que las nuevas generaciones pueden venir con otra perspectiva, realmente el cambio lo estamos haciendo mujeres de mediana edad a lo largo y ancho de todo el mundo ¡y doy fe de ello porque me encuentro a todas estas mujeres valientes entre todas las voluntarias de Fashion Revolution aquí en España y en Reino Unido, entre mi equipo, entre todas las miles de alumnas que tenemos en los cursos online de Slow Fashion Next, universidades, empresas, clientes,…

Somos millones de mujeres en todo el mundo que tenemos que seguir levantándonos con valentía y honestidad, porque si los hemos traído al mundo también tenemos esa responsabilidad hacia nuestr@s hij@s.

Para estar al día de nuestros eventos y actividades apúntate a nuestra newsletter y para seguir aprendiendo y dialogando sobre Moda, Sostenibilidad y Negocio, apúntate a nuestros cursos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Gema Gómez de Pablo como titular de https://www.slowfashionnext.com y https://modaimpactopositivo.com, solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la UE, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario, o bien, mediante cláusulas contractuales tipo para la transferencia de datos personales entre responsables del tratamiento a un tercer país. Por motivo del uso de Google Fonts, es posible que algunos de sus datos (como la IP) sean tratados con la finalidad de prestar el servicio adecuado del mismo. Puedes acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.